Para la conservación de la naturaleza

Para la conservación de la naturaleza

Un árbol para Carlos Segovia
Escrito por Antonio Rodríguez Almodóvar   
Jueves, 19 de Diciembre de 2013 12:07

El sábado 23 de noviembre amaneció radiante. Y así se mantuvo toda la jornada. La que nos llevó a Puerto Moral a un buen puñado de amigos de Andalus. Esta vez no había que anillar, ni hacer un curso, ni revisar el censo de buitres negros...

Esta vez nos anillaba a todos la memoria de Carlos Segovia, teníamos que hacer un curso de fraternidad, y revisar un censo de emociones: la alegría de estar juntos, la jovialidad de los preparativos, la tristeza escondida. Escondida como las raíces del chaparro que elegimos para trasplantarlo a las puertas de la casa, y profunda como el cariño que sentíamos. El azadón, el pico, las palas, el cuidado por sacar un buen cepellón... Por el cielo un par de buitres nos hicieron ronda de símbolo que todos entendimos, sin hablarlo. No hacía falta. Porque en cualquier momento se podían desbordar las palabras y algo más.

La paella, en su punto y con un punto raro, a mango y a jengibre. Un contraste deleitoso que sirvió para amenizar los comentarios, trasegar lo justo y reír de ocurrencias.

Después, trasplantar el chaparro. Y otro más, por si acaso. Alguien depositó copias de prensa donde se hacía justicia a las mejores iniciativas de Carlos. Y cada cual echar un puñado de tierra, proteger entre todos con una valla metálica. Y minutos de silencio y lágrimas furtivas, o no tanto, alrededor de Aurora, que nos mostró el camino de la serenidad y la fecunda añoranza. Como él hubiera querido.

arbolitos
 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack