Para la conservación de la naturaleza

Para la conservación de la naturaleza

Instalación de nidos para Buitre negro en las Contiendas
Escrito por Carlos Segovia Espiau   


El Proyecto Buitre Negro constituye la más importante y la más antigua actividad que viene desarrollando Andalus-Fundación Bios desde 1983, realizando el censo y seguimiento de la colonia de cría de Sierra Pelada, Aroche (Huelva).

Otra de las actividades del Proyecto Buitre Negro tiene como objetivo la recuperación de otra colonia de cría de esta misma especie en la Sierra de Las Contiendas, situada igualmente en el término municipal de Aroche (Huelva).

Esta colonia se extinguió prácticamente durante los años 70, debido al uso de veneno y a la plantación masiva de eucaliptos.

Una de las acciones que Andalus-Fundación Bios realiza en la zona para favorecer el asentamiento reproductivo de parejas de Buitre negro es la instalación de de plataformas artificiales para estas aves.

Durante el año 2000 y con financiación de la Fundación Mava, cuyo presidente Luck Hoffman apoyó incondicionalmente este Proyecto, instalamos 10 nidos artificiales para Buitre negro

En esta primera fase del Proyecto construimos los nidos con material natural. Es decir, ramas gruesas de encina para la estructura principal sobre la que se colocaba un entramado de ramas de menor grosor, además de matorral de brezo y jara.

El grosor del material va disminuyendo hasta que se coloca en la parte superior del nido una capa de hojas y tallos finos de encina, jara y brezo

El único material metálico que utilizamos es el alambre que sirve para fijar las ramas que forman la estructura principal entre si y esta al árbol en que instalamos el nido.

instalacion_nido_bn_001

Fran Romero, Miguel Ángel Maritínez y Carlos Segovia iniciando la construcción de un nido

instalacion_nido_bn_002

Fase intermedia de la construcción

instalacion_nido_bn_003

Fase final (Prueba de resistencia...)

instalacion_nido_bn_004

Nido terminado

Con el tiempo supimos que estos nidos no son muy efectivos porque el viento y la lluvia los deterioran muy fácilmente. Habría que reconstruirlos todos los años, antes del inicio de la época de cría, con la esperanza de que fueran ocupados por alguna pareja de Buitre negro.

instalacion_nido_bn_005

Nido destruido por el viento

instalacion_nido_bn_006

Vista general de dos nidos destruidos por el viento

En septiembre de 2003 firmamos un convenio con la Consejería de Medio Ambiente para continuar con el Proyecto Contiendas y sustituir los nidos antiguos por unas estructuras metálicas diseñadas en la Delegación de Medio Ambiente de Córdoba por Rafael Arenas, director facultativo del Programa de actuaciones para la conservación del Buitre negro en Andalucía

Estas plataformas están compuestas por una canastilla de metal de 15 metros de diámetro y un grueso pie telescópico, con secciones de tres metros cada una, que permite instalar la plataforma a la altura conveniente, entre 3 y 9 metros.

instalacion_nido_bn_007

Enrique Alés descargando las plataformas porcedentes de la Delegación de Córdoba

Antes de proceder a su colocación es preciso pintarlas con el fin de preservarlas de la oxidación, que acortaría su vida útil.

instalacion_nido_bn_008

Marta y Elisa Fernández con Miguel Ángel, pintando las estructuras metálicas

Los primeros nidos los rellenamos de ramas al pie del árbol y luego los izábamos hasta su emplazamiento con el pie telescópico ya extendido a la altura prevista.

instalacion_nido_bn_009

Preparando un nido antes de izarlo

Este método resultó ser muy laborioso, ya que nido con las ramas pesaba una enormidad y eran precisos muchos voluntarios para levantarlo, con la ayuda de cuerdas.

instalacion_nido_bn_010

Colocando el pie telescópico a la plataforma

instalacion_nido_bn_011

Izando la estructura completa

Posteriormente, subíamos primero la estructura del nido y, una vez situada en el lugar adecuado, se colocaban los tubos de sujeción.

El problema con este método es que hay que subir las ramas de relleno del nido y colocarlas en la plataforma. Para ello es preciso que uno de los “instaladores” permanezca subido sobre la estructura durante todo ese proceso.

instalacion_nido_bn_012

Subiendo ramas para el nido

instalacion_nido_bn_013

Subiendo ramas para rellanar la plataforma

instalacion_nido_bn_014

Rellenando la plataforma con ramas

Hay que tener en cuenta que algunos nidos se han instalado a nueve metros de altura, sobre un alcornoque situado en una ladera muy pendiente. Es decir, los “instaladores” han estado trabajando a veces a doce y catorce metros de altura, durante varias horas en un árbol que se mueve por efecto del viento.

Esto unido a lo extremadamente aislado del lugar, hace esta actividad muy peligrosa.

De hecho durante todos estos años solo se han “atrevido” a subir Ricardo Coronilla, Fran Romero, Miguel Ángel Martínez y Carlos Segovia.

Por ese motivo los dos voluntarios que trabajan sobre el árbol están permanentemente asegurados con un arnés, un cordino y un mosquetón a una rama.

instalacion_nido_bn_015

Miguel Ángel con el arnés de seguridad

Estos nidos artificiales tienen la ventaja de que es muy difícil que se derrumben, a pesar del viento y la lluvia. Al tener su propio soporte, no corren el peligro de que se rompa la rama que lo sustenta. Además atamos con una cadena el pie telescópico a una rama sólida del árbol para evitar que caiga de lado. Por último se fija al suelo con dos grandes piquetas de 50 centímetros.

instalacion_nido_bn_016

Carlos asegurando el pie telescópico con una cadena

instalacion_nido_bn_017

Fijación de la base al suelo

Eso sí, tienen el inconveniente de tener que transportar ese incómodo y pesado material hasta el árbol donde se va a instalar, que siempre está situado en un lugar muy apartado y de difícil acceso.

Para ello hay que realizar un primer transporte del material en los vehículos todoterreno desde la sede de la Estación Ornitológica Anastasio Senra, situada en la Reserva Biológica Puerto Moral. Esta es nuestra base de operaciones para todas las actividades que llevamos a cabo en Sierra de Las Contiendas.

instalacion_nido_bn_018

Transporte del material al lugar de instalación

instalacion_nido_bn_019

Transporte de las plataformas

Posteriormente es preciso un acercamiento de las estructuras por cortafuegos y “raspaderos”. Y por último el acercamiento definitivo al pie del árbol seleccionado. Esta es la parte más dura del transporte, ya que el emplazamiento  elegido suele ser una empinada ladera, con una cobertura de matorral muy alto y espeso.

instalacion_nido_bn_020

Acercamiento del material al lugar de instalación

instalacion_nido_bn_021

Transporte de los pies telescópicos hasta el arbol elegido

instalacion_nido_bn_022

Transporte de las plataformas, a veces muy complicado, a través del matorral

Para la instalación de cualquiera de las dos versiones de nido es preciso disponer de dos personas trabajando en lo alto del árbol (que no teman a las alturas) y un mínimo de tres o cuatro en el suelo, para subir el material a los de arriba.

instalacion_nido_bn_023

Finalizando la instalación

instalacion_nido_bn_024

Instalación finalizada (Prueba de resistencia... y de equilibrio)

En uno de los nidos instalado en la Reserva Biológica Puerto Moral, dejamos colocado sobre la plataforma un modelo de Buitre negro fabricado con resina, en un intento de atraer a los auténticos.

instalacion_nido_bn_025

Réplica de Buitre Negro sobre uno de los nidos artificiales

Hasta el momento ninguna pareja de buitres ha utilizado nuestros nidos para la reproducción. Somos conscientes de que los buitres negros son malos colonizadores.

En alguna temporada hemos observado dos buitres negros (¿una pareja?) posada en una de las plataformas. En otras ocasiones las utilizan como posaderos o dormideros. También los buitres leonados.

instalacion_nido_bn_026

Alcornoque con uno de los nidos, utilizado por los buitres leonados como posadero

En 2008 una de las plataformas instaladas en la Reserva Biológica Puerto Moral, propiedad de la Fundación Bios, crió con éxito un Águila culebrera.

instalacion_nido_bn_027

Pollo de Águila culebrera nacido en un nido artificial de Puerto Moral

Esto es un buen augurio, ya que en Sierra Pelada hay nidos que son utilizados por culebreras y buitres negros en distintos años.

Durante esta primavera de 2011 observamos indicios de ocupación en la plataforma artificial denominada en nuestro proyecto: “ Ayuntamiento I”. Estos indicios son la presencia de plumón en las hojas y ramas circundantes al nido y las hojas de una zona lateral del árbol que lo sustenta, blanqueadas por las deyecciones de la rapaz.

03plumas

Plumas de Buitre negro encontradas al pie del nido.

Al pie del nido encontramos plumas de Buitre negro de varios tamaños y dos crotales de identificación de ganado. Estos crotales son ingeridos por los buitres junto con la carne del animal (en este caso las orejas) y luego son expulsados con el resto de materia indigerible (huesos, pelos etc.) en forma de egagrópilas.

04crotales

Crotales encontrados al pie del nido

Al subir al nido comprobamos que ha sido reconstruido por los buitres, encontrando plumas, egagrópilas y un tercer crotal, si bien no estaba ocupado por ningún pollo.

En consecuencia podemos afirmar que en este nido se ha iniciado el proceso reproductor por parte del Buitre negro, si bien no se ha llegado a realizar la puesta.

05nido
Plataforma artificial reconstruida por Buitre negro

En una visita posterior al nido encontramos al pie del alcornoque más plumas y sobre el nidal un nuevo crotal, lo indica que el nido sigue siendo ocupado regularmente como posadero o dormidero por el Buitre negro.

Este hecho aumenta nuestras esperanzas de que la plataforma artificial sea utilizada con éxito el año que viene.

 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack